Valores / filosofía / código ético
Valores / filosofía / código ético

Como ya habrá podido comprobar a lo largo de su visita por nuestra web tanto por lo que ha visto y leído como lo que NO ha encontrado tenemos unos valores muy claros.  Y lo que es más importante NO los sacrificamos en pro de captar más clientes.

1.- CONFIDENCIALIDAD, protegida por compromisos y contratos de ámbito civil y mercantil con penalizaciones económicas a nuestros profesionales tanto internos como externos en caso de incumplimiento.  En estos tiempos no basta con trabajar con colaboradores estables y de fiabilidad contrastada por el tiempo, son necesarias ataduras económicas que ofrezcan tranquilidad y seguridad al cliente.

2.- VALOR AÑADIDO.  Si nuestra aportación no va a suponer ningún valor añadido preferimos no prestar el servicio.  Por ejemplo, si usted va a tramitar directamente las subvenciones, dispone de personal administrativo para esta misión y no desea que le aportemos nada, no entramos a prestar servicios dónde no vaya a percibir resultados.  La Administración pública quiere los expedientes de una determinada manera, pero han ido adaptándose de forma que cualquier empresa pueda disponer de los medios para aportar la documentación.  No intervenimos donde no somos necesarios y sólo vamos a entorpecer.  Otra cosa sería que nos pida que le disciplinemos en cuanto a los plazos, supervisando que todo esté correcto en plazo y forma.  No trabajamos únicamente para ganar dinero, sino para aportar un valor añadido a la sociedad a través de nuestros clientes.  Si percibimos que un cliente no va a mejorar su forma de hacer las cosas por nuestra intervención preferimos rechazar el proyecto, hay otras empresas que le cobrarán por lo que no necesita, pero esa no es nuestra filosofía.

3.- SUBSIDIARIDAD.  Igual que la Administración más cercana es la más eficaz para dar servicio al ciudadano y aquel servicio será mejor prestado cuanto más cerca tenga el responsable de su prestación, en el mundo de la empresa debemos de humanizar la atención al cliente.  Si una persona de nuestro equipo puede darle el servicio se lo ofrecemos directamente.  Si es un profesional externo quien mejor lo puede hacer no dudamos en externalizarlo.  Partimos de la base de que usted ha puesto en nuestras manos un proyecto porque confía en que se lo desarrollemos mejor que sin nosotros, por lo tanto comprenderá muy bien que sigamos esta misma filosofía de trabajo. Basta seguir el ejemplo industrial de los fabricantes de coches, quienes depositan su confianza en los proveedores no solo para las piezas sino para su montaje y desarrollos.  Tras la creación por el Sr. Ford de la cadena especializada de montaje la externalización y la subcontratación se pueden considerar la siguiente revolución industrial.

4.- RIGUROSIDAD.  Los plazos, las formas, la justificación documental o registral de cada paso dado... son para nosotros esenciales.  Máxime en proyectos relacionados con fechas de referencia (Ferias) o Administraciones Públicas (Subvenciones). Intentamos dejar registros, evidencias para que la Administración, el cliente o cualquier auditoria sea capaz de supervisar la efectividad de todos nuestros proyectos.  Una buena red de empresas colaboradoras externas nos permite garantizarle soluciones para todas las formalidades que le exijan con la máxima rigurosidad.

5.- RESPONSABILIDAD SOCIAL.  Ganar dinero no es nuestro único objetivo, por supuesto que no se puede desarrollar una actividad empresarial perdiendo dinero, pero hay que aportar valores.  El humanismo es nuestro referente ético e ideológico.  Respetando las creencias de nuestros clientes no dudamos en dejar claras las que mueven nuestro comportamiento: el humanismo cristiano.  Sirva como referente moral Erasmo de Rotterdam.  Venimos aportando valor añadido no sólo económico sino humano a los clientes con los que colaboramos.  Sus empresas y proyectos ilusionan más a sus componentes (clientes internos, personal, clientes externos, compradores de sus productos y servicios..., proveedores...).  Al ilusionar más trabajan más y mejor.  La clave es sencilla, sentirse bien con el trabajo que cada uno desarrolla, sin perder de vista el bien social que cada uno genera con su producto y servicio a la sociedad.  Aún no hemos visto una empresa que lleve a la práctica la Responsabilidad Social que pierda dinero.  Cuando los objetivos trascienden del individuo el ser humano hace aflorar capacidades que ni uno mismo se creía capaz.